RAYO 1 - TENERIFE 1. Crónica

Un punto de sí... pero no

El Rayo se recuperó de su mal inicio y logró nivelar el partido para terminar apretando en los minutos finales en busca de la victoria

Escrito por  Sábado, 08 Abril 2017

El Rayo Vallecano sumó un nuevo punto en su lucha por eludir los puestos de descenso, ante un Tenerife que empezó 'como un tiro' y que acabó pidiendo la hora por el empuje final de un Rayo que quiso, pero no pudo.


Ficha técnica:

Rayo Vallecano (1): Gazzaniga, Galán, Zé Castro, Dorado, Alex Moreno (Rat, minuto 84) (A), Trashorras (Baena, minuto 66), Fran Beltrán, Jordi Gómez, Comesaña (Manucho, minuto 66) (A), Embarba (A) y Javi Guerra.

Tenerife (1): Dani Hernández, Jorge, Carlos Ruiz, Camille, Cámara, Alberto (A), Aarón Ñíguez (Shibasaki, minuto 81), Aitor Sanz, Suso (Jouini, minuto 60), Vitolo (Rachid, minuto 76) y Amath.

Arbitro: Eiriz Mata.

Goles: 0-1. Minuto 2. Amath; 1-1. Minuto 22. Embarba.


 

El fútbol volvió a Vallecas después de dos semanas consecutivas con el equipo viajando lejos de su feudo y acumulando puntos para intentar salvar los muebles, en una temporada que afronta la recta final con el equipo sumido en una terrible lucha por salir de los puestos que certifican el descenso al infierno, porque ahí ya no hay purgatorio posible. Los Míchel, después de ganar con solvencia al Girona, segundo clasificado, recibían a otro 'Miura', el Tenerife, que llegaba con vitola de gran equipo y con aspiraciones de ascenso directo, y se marcha con imagen de buen equipo y manteniendo su ilusión por retornar al Olimpo futbolístico español por la puerta grande. Entre su aterrizaje en Vallecas y su despegue fallido hacia la 'Liga de las Estrellas', los de Martí atravesaron casi todas las fases que se pueden vivir en un partido de fútbol. Y con ellos, su compañero de viaje hoy, el Rayo de Míchel, que ofreció un sí pero no, que le sirvió para sumar un punto que ayuda, aunque poco, a acercarse al objetivo.

El partido fue un auténtico espectáculo de contrastes. Mientras los tinerfeños salían al campo enchufados como si disputaran la Final de la Champions, los vallecanos bostezaban, sesteaban y se aburrían persiguiendo los obuses lanzados desde las islas, para torpedear un partido que tendría momentos de fútbol vertiginoso y fases de 'poca chicha'. Los primeros compases del duelo hicieron presagiar un escenario plácido y amable para un Tenerife que empezó con cinco velocidades, mientras el Rayo apenas había terminado de saborear su himno y de saludar a los aficionados en la grada. La superioridad del equipo insular fue tan insultante que en apenas cinco minutos lograron un gol y acumularon las suficientes acciones de ataque y peligro como para pensar que el partido estaba ganado de antemano. El tanto de Amath a los dos minutos de juego, pero sobre todo la sensación que dejaban unos y otros era preocupante para un Rayo que, una vez más, debía nadar contracorriente. Y lo hizo. 

Los de Míchel, tras verse zarandeados, empezaron a jugar a lo que saben y, poco a poco, fueron mereciendo igualar el choque, tanto en lo futbolístico como en lo numérico. El fútbol empezó a nivelarse, el Tenerife ya no jugaba tan suelto y tan cómodo y la presencia franjirroja, aunque sin generar excesivo peligro, empezó a acortar distancias con el área de la portería del ex rayista Dani Hernández. Trashorras empezó a aparecer, los hombres de banda, principalmente Embarba, tuvieron mayor protagonismo y la zona de jugones formada por Jordi Gómez, Fran Beltrán y Comesaña, empezó a generar el suficiente ruido como para que las primeras sensaciones se fueran disipando hasta prácticamente desaparecer. El Rayo recuperó su juego, dominó el balón y trabajó con esmero el balance defensivo para ayudar a los hombres de retaguardia, que hoy tuvieron trabajo extra con la velocidad del medio campo y la delantera de los tinerfeños.

A los veinte minutos, el Rayo culminaba su primer objetivo igualando el choque. Embarba recogía un balón suelto en el corazón del área para fusilar a Dani y llevar el duelo a otra dimensión. El Tenerife acusó el golpe y, pese a seguir mostrando que se trata de un buen equipo, su aportación ofensiva no fue tan abrumadora como en el inicio de un partido que se les empezaba a escapar entre los dedos.

La segunda mitad siguió por el mismo camino. El Rayo intentaba imponer el control, la pausa y la velocidad, las llegadas por banda, los pases interiores y la lucha de Javi Guerra con la defensa tinerfeña. Lo de Fran Beltrán volvió a ser de otra galaxia. El joven jugador vallecano se multiplicó por veinte y apareció en banda, en el centro, atrás, presionó como último hombre, recuperó balones en la medular, un auténtico despliegue físico muy bien entendido y correspondido por la grada de Vallecas, que hoy también estuvo espléndida. El Tenerife por su parte intentaba enganchar alguna buena acción de ataque, algún envío a la espalda de los centrales o alguna acción que les volviese a poner por delante en el partido.

Con este tira y afloja entraríamos en unos minutos finales que serían eléctricos y muy emocionantes. El Rayo acumuló varias ocasiones claras de gol, con un despeje hacia portería propia de un defensa insular que a punto estuvo de sorprender a Dani, con varios intentos de remate de Embarba, con un cabezazo de Javi Guerra que no impactó bien al balón... el Rayo lo intentaba y estuvo cerca de conseguir la remontada, gracias también a la contribución final de Manucho y Baena, que oxigenaron al equipo y le dieron el último empujón que necesitaba para buscar una victoria que no llegó y que dejó el partido con ese sabor agridulce que queda tras el buen trabajo realizado para un resultado no tan positivo. Ahora toca pensar en el UCAM y en lograr una victoria que sirva para refrendar las buenas sensaciones.

Accede como simpatizante PxR para comentar
 


 

Pasión por el Rayo cumple ocho años

Nuestra web dio sus primeros pasos en Septiembre de 2008, tras el ascenso a Segunda División

Pasión por el Rayo ha alcanzado los ocho años de edad. Nuestra web, una de las pioneras en la información diaria y continuada del club de Vallecas sigue su andadura y lo hace con la misma ilusión y las mismas ganas que en sus inicios.
 
Siempre apoyados en un principio de equidad, imparcialidad e independencia, hemos tratado de llegar a todos los puntos informativos que tenían como protagonista a la franja roja.
 
Muchas gracias a todos los que, de una manera u otra, habéis participado en este ilusionante proyecto que sigue trabajando para, dentro de unos meses, poder celebrar nuestro noveno cumpleaños.